2 315 1750        

10 razones para invertir en Uruguay

Regímenes promocionales para la inversión

Uruguay dispone de una amplia gama de incentivos que se adaptan a distintos tipos de actividades, tanto industriales, como comerciales o de servicios que quieran realizarse en el país. Dentro de los principales incentivos disponibles se encuentran la ley de inversiones, los incentivos sectoriales, las zonas francas, el régimen de puerto y aeropuerto libre, los contratos de participación público-privada, los parques industriales y la admisión temporaria.

Estabilidad política, jurídica y social

El país ostenta desde hace años una fuerte estabilidad política y social, respaldada en una democracia consolidada y fuerte seguridad jurídica. Esta cualidad es tomada como un diferencial por los inversores a la hora de optar por Uruguay, como un pilar para la generación de confianza en el clima de negocios. A modo de ejemplo, Uruguay se ubica en los primeros lugares de América Latina -y en muy buena posición en el mundo- según los principales rankings elaborados por instituciones referentes que relevan aspectos de la estabilidad política y solidez democrática.

Facilidad para hacer negocios  

Uruguay garantiza un trato igualitario para los inversores y una operativa exenta de restricciones para la actividad empresarial, tanto en materia de movilidad de capitales y dividendos, como en lo relativo a la compra y venta de moneda extranjera.

Talento nacional competitivo

Los recursos humanos en Uruguay son altamente competitivos, gracias a la conjunción de varios factores, entre los que se destacan la alta calidad de la formación básica, técnica y universitaria, la flexibilidad y facilidad de los trabajadores uruguayos de adaptarse a nuevos procesos de producción o tecnologías.

Solidez macroeconómica

La economía uruguaya ha logrado el período de crecimiento más largo de la historia, al acumular 12 años ininterrumpidos de aumento del producto, con una expansión promedio anual de 5,4% entre 2004 y 2014. Esta expansión vino acompañada de un crecimiento del PIB per cápita de Uruguay que pasó de USD 10.000 en 2005 a casi US$ 17.000 en 2014. Esto ha permitido que Uruguay se ubique como la economía con mayor PIB per cápita de Latinoamérica (medido en US$ corrientes).

Acceso a un mercado amplio

Uruguay es la puerta de entrada al Mercosur. El libre acceso al Mercosur le permite acceder a un mercado con más de 270 millones de personas, que acumula el 56% del PIB de Latinoamérica.

Conjugando el Mercosur y el TLC que el país tiene con México, Uruguay accede libre de aranceles a un mercado de 400 millones de personas, que acumula el 76% del PIB de Latinoamérica y representa un flujo de comercio exterior de casi el  80% del total de América Latina.

Líder en tecnología

Uruguay es el país con mayor penetración de Internet y mayor velocidad de descarga de la región.

Uruguay es el país latinoamericano más avanzado según el Índice de Desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) elaborado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en 2014. Este hecho se refleja también en el grado de penetración de Internet y en los usuarios de telefonía móvil, dónde nuestro país ocupa una posición destacada en la región.

Excelente calidad de vida

Montevideo es una ciudad tranquila de 1.5 millones de habitantes que, al igual que Punta del Este, ofrece excelentes condiciones de vida para los ejecutivos y sus familias con acceso a servicios de salud y educación de 1er nivel. Cada vez más extranjeros del hemisferio norte están eligiendo Uruguay como residencia. Montevideo fue elegida la ciudad con mejor Calidad de Vida de Latinoamérica (Mercer, 2014).

Los residentes ya sea por negocios o retiro, destacan también el clima agradable y sin eventos extremos, la amabilidad de la gente y un ritmo de vida más tranquilo y relajado.

Uruguay ha sido tradicionalmente una sociedad de capas medias, lo cual ha sido una base para los buenos logros a nivel educativo y social, así como para su fuerte estabilidad social y política. Actualmente, es el país con una mayor población de clase media, de acuerdo con el Banco Mundial y el país con mejor distribución del ingreso de la región.

Política energética eficiente

Uruguay tiene “Uruguay Natural” como su marca país, lo que implica que su estrategia de posicionamiento consiste en mostrarle a los compradores de sus productos que los mismos se realizaron del modo más inocuo posible respecto del medio ambiente. Esto refleja una gran responsabilidad del país respecto de la problemática ambiental y constituye un valor agregado para muchos consumidores.

El 50% de la matriz energética global y el 90% de la matriz eléctrica de Uruguay provendrán de energías renovables en 2015, siendo el país con mayor participación de fuentes renovables en Latinoamérica. Esto, entre otras cosas, garantiza la estabilidad y sustentabilidad global de la provisión de energía y de las tarifas eléctricas en el largo plazo.

Logística moderna

Uruguay tiene una infraestructura portuaria de primer nivel en Montevideo, desde donde se proyecta la red de carreteras más densa de todo el continente, con excelente contactos con los países vecinos. Se cuenta asimismo con un moderno aeropuerto, designado como uno de los mejores del mundo. Tanto en los puertos como aeropuerto del país puede operar bajo el régimen de puerto/aeropuerto libre, que le permitirá realizar operaciones logísticas, incluso con agregación de valor a las mercaderías, reexportando sin imposición.

La excelente infraestructura de Uruguay se observa también en el suministro de energía eléctrica, con uno de los sistemas más confiables a nivel mundial, en su mayor parte proveniente de energía renovable. De acuerdo con el Doing Business 2014, Uruguay se encuentra en el puesto Nº 23 en el ranking, por encima de muchos países con mayor grado de desarrollo de sus economías. Algo similar sucede en el ranking de Calidad de aprovisionamiento de Electricidad del WEF 2013-2014, en el que Uruguay está primero en Latinoamérica por la muy escasa frecuencia con que se producen cortes o fluctuaciones en el voltaje.